la Epicondilitis
  EPICONDILITIS
El codo es la articulación que une el brazo y el antebrazo, conectando la parte distal del húmero con los extremos proximales del cúbito y del radio. El codo de tenista o epicondilitis es una lesión que se produce principalmente por realizar movimientos repetitivos, nunca por un gesto único.

Aunque se llama así porque la padecen mucho los tenistas debido al golpeo repetitivo, muchas personas que no realizan habitualmente ejercicio físico la pueden padecer, al tener trabajos donde repitan muchos movimientos con el codo como la utilización de martillos o destornilladores.

Consiste en una inflamación de los tendones proximales de la musculatura epicondílea en su inserción o unión con el codo, que se produce en el epicóndilo, una eminencia ósea situada en la parte externa del codo.

Se trata de una lesión más frecuente en personas mayores de 40 años, aunque se dice que un 45% de los deportistas suele padecerlo.

Entre las causas de esta lesión en los tenistas se destaca la mala técnica, sobre todo en el golpe de revés, cuando se ejecuta fuera de tiempo y la pelota no golpea el punto medio de la raqueta se produce una torsión causante de esta lesión. También errores en el entrenamiento y un material deportivo deficiente, como puede ser que el mango de la raqueta no tenga un diámetro demasiado pequeño, un encordado demasiado tenso o jugar con pelotas mojadas y por tanto más pesadas.

El coger la empuñadura con demasiada fuerza entre golpe y golpe, así como un desequilibrio muscular o pérdida de flexibilidad son factores desencadenantes de esta lesión.

Como síntomas vamos a notar dolor y sensibilidad dolorosa a la palpación en la parte externa del codo. Es un dolor que puede irradiarse hacia la muñeca y cuando realizamos una extensión. Aparece inflamación en el codo y debilidad en la muñeca al realizar ciertos gestos cotidianos. Como medida de tratamiento lo primero que haremos es aplicar hielo en la zona, posteriormente se debe realizar reposo, si se encuentra inflamado podemos tomar antiinflamatorios. Uno de los mejores tratamientos que se pueden dar al deportista es corregirle la técnica, lo que le evitará muchos problemas, así como una revisión del material que emplea como ver el diámetro de la empuñadura de la raqueta, con lo que actuaremos de esta manera como prevención.

Si la lesión no mejora habrá que considerar la intervención quirúrgica. En caso de evolución favorable se puede comenzar tratamiento rehabilitador para mejorar de la lesión.

Es valorable el uso de una codera de neopreno en las fases de gran volumen de entrenamiento, prestar atención al calentamiento y realizar un estudio biomecánico del gesto deportivo.

Don Javier Badillos
Jefe Rehabilitación y Fisioterapia
Clínica Nafarroa y Clínica Indautxu
Cerrar