Ski seguro
  SKI SEGURO
Una buena técnica de esquiar es condición fundamental para evitar golpes. Llevando los esquís en paralelo, con el peso distribuido por igual sobre ambos pies y las rodillas flexionadas hacia delante, se obtiene una distribución de la carga más favorable para las articulaciones del pie y de la rodilla.

El uso de protectores evitará determinadas lesiones frecuentes en el mundo del ski. La elasticidad de los esquís ha de responder al peso del esquiador. El largo debe elegirse de forma individual, de acuerdo con la técnica y la experiencia del deportista.

Las botas modernas y las fijaciones actuales protegen a la pierna de fracturas y de múltiples lesiones de tobillo, pero no protegen de la temida lesión del ligamento cruzado anterior de la rodilla. La mejor manera de prevenir es un acondicionamiento físico correcto.

Cuando se produce una caída y queda atrapada la mano por la cincha del palo, éste no permite a la mano separarse del bastón por lo que el pulgar queda en una posición vulnerable. Caer sobre nieve dura sobre el pulgar separado puede desembocar en una fractura del mismo, esto se puede prevenir usando bastones sin cinchas o colocando la cincha en la palma de la mano antes de asir el bastón.

La equipación, sobre todo botas y fijaciones, deben haber sido testadas y bien ajustadas, y preferiblemente compradas en tiendas especializadas. Se deben comprobar las fijaciones antes de cada sesión. Como dato importante a tener en cuenta es que si la persona nota la aparición de cansancio a lo largo de la jornada de nieve, es mejor que pare a descansar, ya que la mayoría de lesiones suceden al final del día.

Don Javier Badillos
Jefe Rehabilitación y Fisioterapia
Clínica Nafarroa y Clínica Indautxu
Cerrar