LA DREPANOCITOSIS
El jugador francés del Real Madrid Lass Diarra sufre Drepanocitosis, una enfermedad de origen genético y de herencia autonómica recesiva, es decir, que para padecer la enfermedad en todas sus manifestaciones es necesario heredar dos genes alterados (uno por parte de la madre y otro por parte del padre) que intervienen en la producción de una hemoglobina anómala, la hemoglobina S. Principalmente son las personas de raza negra las que la sufren con mayor frecuencia.

Aquellas personas que poseen los dos genes alterados se denominan homocigotas mientras que aquellos que poseen sólo un gen alterado son heterocigotas.

En los homocigotos todos los glóbulos rojos van a tener la hemoglobina S que lleva a los glóbulos rojos a deformarse adquiriendo una forma de semiluna. Debido a esta alteración, el transporte de oxígeno está bastante afectado y los glóbulos se destruyen con facilidad provocando anemia, trombos y falta de irrigación de los tejidos, mareos, inflamación, calambres y afectaciones nerviosas entre otras. En los homocigotos suele ser una enfermedad bastante grave que lleva a la muerte en muchos casos. Sin embargo, la enfermedad tiene un lado mucho más suave para los heterocigotos. En ellos existe más cantidad de hemoglobina normal (hemoglobina A) que hemoglobina S. Por tanto, no van a sufrir una enfermedad tan grave como los homocigotos, sino sólo lo que se llama un "rasgo drepanocítico". Normalmente, no suelen conocer que son portadores de la enfermedad porque suelen estar sanos y sus signos, de existir, son muy ligeros: Anemia muy leve (que puede aparecer con ejercicios intensos) y, de cuando en cuando, orina con un poco de sangre.

Una de las peculiaridades de las personas que son heterocigotas para la drepanocitosis es que son resistentes frente a la malaria. Eso no significa que no lleguen a infectarse, sino que cuando la infección tiene lugar son mucho más resistentes a la enfermedad y sobreviven más que los sanos o los homocigotos de drepanocitosis. No es casualidad que los heterocigotos de drepanocitosis lleguen al 20 e incluso al 40% de la población en algunas zonas de África.

Para tratarse es necesario evitar infecciones, comenzando tratamiento antibiótico al menor síntoma, y evitar someterse a condiciones de falta de oxígeno como ejercicio físico o estar en lugares con gran altura sobre el nivel del mar sin oxígeno. Cuando se desarrollan las crisis, el tratamiento debe ser hospitalario, y se basa en la administración de oxígeno, analgésicos, una buena hidratación por vía intravenosa y transfusión de hematíes. Están en marcha ensayos clínicos en los que, mediante la administración de un medicamento llamado hidroxiurea, se pretende que aumente la producción de hemoglobina fetal, que atenúa en cierta medida los efectos de la hemoglobina S.

La enfermedad va a provocar que el mediocentro francés no pueda participar en el próximo Mundial de Sudáfrica en los meses de Junio y Julio, aunque con toda seguridad no le apartará de los terrenos de juego.

Éste es el último artículo de esta temporada. Disfrutad lo que queda, disfrutad el Mundial. Feliz verano. Nos leemos en septiembre.

Don Javier Badillos
Jefe Rehabilitación y Fisioterapia
Clínica Nafarroa y Clínica Indautxu
Cerrar